VMLY&R Santiago: ¿Por qué Agencia del Año en los Effie? Destacado

VMLY&R Santiago: ¿Por qué Agencia del Año en los Effie?

El volumen y la consistencia de su trabajo, la relación con sus clientes y otras razones explican, según su CEO, Vicente Carrasco, la perfomance de esta agencia en el certamen.

El volumen y la consistencia del trabajo realizado durante 2019 es lo que destaca Vicente Carrasco, CEO de VMLY&R Santiago, al analizar las razones del título de Agencia del Año, que por tercer año consecutivo obtuvo en los Premios Effie.

El máximo ejecutivo de la empresa, que junto a su cliente Movistar se coronó nuevamente en lo alto del podio, con el mayor puntaje del certamen, señala que tales conceptos resuenan al pensar en la performance desarrollada, más allá de la satisfacción que pueden generar los premios.

“Puedes acertar con una campaña, fruto de la idea increíble de un iluminado, y llenarte de premios. Pero Agencia del Año es un reconocimiento a la mayor cantidad de puntos, que implica varios casos ganadores y tener hartas campañas, por tanto toda una agencia trabajando”, explica Carrasco.

Por otro lado, menciona la consistencia de ser tres veces seguidas la Agencia del Año, lo que según él habla de un equipo grande y afiatado con un trabajo sólido en el tiempo. “Acá hay un volumen y una consistencia que dependen de una cultura organizacional”, afirma.

El tricampeonato

Subraya Carrasco la capacidad de VMLY&R Santiago para sobrellevar la partida de sus directores generales creativos Álvaro Becker y Francisco Cavada, hoy en BBDO, lo que pudo haber sido un golpe para el equipo.

“En otra época, eso nos pudo tirar a la lona porque son dos cabezas creativas brillantes. Obviamente tuvo un impacto, pero podemos sobrevivir a ello, porque tenemos una cultura que lo permite y que permea a toda la agencia”, argumenta el CEO.

Reconoce que en el último certamen Effie querían el tricampeonato y que por momentos pensaron que se les iba. “Pero los partidos se juegan hasta el final y en los descuentos apareció una agencia pequeña que ganó el Gran Effie, entonces fuimos los mejores nuevamente”, relata.

Destacando la gran dupla que han formado por años con su cliente Movistar, señala que a su juicio hubo dos grandes casos que reflejaron este trabajo afiatado con Movistar. Por un lado, Vulnerables, para el área de empresas, y el lanzamiento de Movistar Play Full, que protagonizó Chuk Norris.

Movistar Chuck Norris

Web serie y Chuck el activador

El primero se trabajó con un código muy poco habitual para un cliente empresa, que fue hacer una web serie sobre ciberseguridad. “La idea fue buscar inslatar el tema de la ciberseguridad como un espacio de conversación a partir del cual Movistar puede ofrecer su servicio. Y se optó por algo entretenido”, explica.

En el otro, se hizo un gran esfuerzo de producción, creando una especie de comercial en vivo en el que el retirado actor de películas de acción, hoy célebre por los memes, es el “activador” del servicio. “Tratándose de un producto que es una plataforma para ver películas, había que darle un toque de entretenimiento importante”, comenta Vicente Carrasco. Agrega que muchas ideas como este mueren en el intento por un asunto gestión, por lo que fue relevante perseverar y reparar en muchos detalles.

Movistar vulnerables

Desconfianza creciente

Asimismo, según él, deben los marketeros, a partir de la crisis social que vive el país, reparar en la consistencia que deben tener los mensajes con la realidad que perciben las personas. “Aquella frase ‘esto es puro marketing’ que escuchamos algunas veces, que dice que algo no tiene sustancia, habla de una tendencia a inflar las cosas. Y a la vuelta de 20 o 30 años, casi todo está un poco inflado”, señala.

Corresponde, dice Carrasco, que cuando el consumidor, que ya era exigente e informado, empieza a ser más cauto y a comprar menos, las marcas y las agencias sean más cuidadosas con lo que dicen. Según él, el fenómeno de la desconfianza no surgió de un día para otro.

“Desde los datos nuestros, con el BAV, lo venimos viendo desde hace más de 10 años. El problema es que, de tanto verlo, comenzó a invisibilizarse. Y se llegó al nivel en que la cosa reventó”, refiere.

volver arriba

Acerca de

Siguenos