Login
ticket plus 2

Claudio Ortiz: Derribando mitos tras un año de teletrabajo

Claudio Ortiz: Derribando mitos tras un año de teletrabajo

Gerente general de Cisco Chile se refiere a la manera en que las empresas enfrentaron la pandemia y cómo debiesen encarar el futuro próximo.

A un año de la llegada del Covid-19 al país, muchas lecciones podemos sacar, especialmente si hablamos del cambio drástico que generó en nuestra manera de trabajar. Es un hecho que la pandemia a nivel mundial sacudió al área laboral, acelerando el uso de las herramientas de colaboración y el trabajo remoto.

En esa misma línea, hemos visto cómo el tráfico de Internet ha seguido creciendo en Chile. De hecho, según la Subsecretaría de Telecomunicaciones, se registró un tráfico total de Internet fija de 10,7 millones de Terabytes (TB) de enero a septiembre de 2020, lo que representa un crecimiento de 57% en comparación con los 6,8 millones de TB del mismo periodo del 2019. El tráfico total de Internet móvil tuvo un incremento anual de 40%, llegando a 2,1 millones de TB.

A pesar de que ese era el panorama del año pasado, este 2021 no será muy diferente ya que el Covid-19 tendrá un rol protagónico. Podemos decir que el pasado fue un año de adopción y este nos da la oportunidad de habilitar correctamente medidas implementadas para mantener el negocio operativo.

Todas las tecnologías, a lo largo de los años, han tomado mayor relevancia en la vida cotidiana de las personas y las plataformas de videoconferencias no serán la excepción. Ciertamente el escenario que vivimos hoy aceleró abruptamente el uso de estas soluciones, pero es algo que iba a suceder tarde o temprano.

Es claro que las plataformas de colaboración continuarán fortaleciéndose a medida que pasen los meses, ya que lo que sí es un aprendizaje seguro es que en la actualidad no se requiere de una reunión presencial para trabajar, colaborar o planificar.

"Hoy las empresas se tienen que dar un nuevo foco, con más formalidad, para que las personas sepan teletrabajar de manera más profesional y confiable, a medida que la pandemia lo vaya permitiendo."

Hoy el trabajo a distancia llegó para quedarse en los gobiernos, universidades, escuelas, instituciones de salud y grandes y pequeñas empresas. Los líderes están poniendo foco principalmente en las herramientas en que confían, y se han dado cuenta de que la seguridad y la privacidad deben ser cuidadosamente tratadas.

Los trabajadores remotos necesitan acceso seguro a sus aplicaciones y recursos críticos, ya sea que residan en la nube pública o en las instalaciones detrás de la seguridad perimetral.

Si bien desde octubre de 2019 empezó a generarse una nueva cultura laboral en Chile gracias al home office, aun así, no eran muchas las empresas que habían adoptado esta modalidad y no fue hasta el inicio de las cuarentenas que las organizaciones se vieron en la necesidad de implementarlo.

Muchas empresas no contaban con las herramientas necesarias para adoptar el teletrabajo, ante lo que tuvieron que armar rápidamente equipos de trabajo para poder proveer a sus empleados del conocimiento y herramientas. De esta manera, y gracias a la adopción de nuevas tecnologías y soluciones, fue posible hacer más eficientes las jornadas laborales y, por ende, asegurar la continuidad del negocio. 

El teletrabajo también derribó mitos, como que en la casa las personas no trabajaban. Muchas organizaciones incluso aumentaron su productividad, pese a contar con turnos reducidos y personas trabajando desde sus casas.

"Todas las tecnologías, a lo largo de los años, han tomado mayor relevancia en la vida cotidiana de las personas y las plataformas de videoconferencias no serán la excepción."

Hoy las personas que trabajan de manera remota tienen mayor compromiso y nivel de concentración, aunque muchas fueron adecuando sus espacios y compatibilizando sus labores domésticas hasta conseguir ese horario que le hiciera mucho más óptima y eficiente su jornada.

Para este año, en que muchas empresas deberán seguir trabajando bajo esta modalidad, es fundamental que puedan ofrecer a sus empleados las herramientas adecuadas para tener un ambiente propicio, seguro y confiable.

Si bien la implementación de nuevas tecnologías y capacitaciones para los empleados es una constante, hoy más que nunca es necesario evaluar todo lo que se hizo el año pasado y darle una nueva mirada con el fin de mejorar los gaps. Es importante mirar qué pudo haber quedado atrás desde la óptica de la tecnología sobre todo en ciberseguridad.

Hay que revisar qué se hizo el año pasado, porque la pandemia nos tomó a todos de sorpresa y muchas empresas debieron operar con lo que tenían en ese momento y de la forma más rápida posible.

Si bien el año pasado muchas organizaciones, aun sin presupuesto para esto, destinaron recursos para implementar un homework adecuado para sus trabajadores. Esto tuvo un gran impacto, pues de la noche a la mañana las empresas adoptaron soluciones de una forma más segura y profesional, y el entrenamiento para los empleados se dio de manera acelerada.

Hoy las empresas se tienen que dar un nuevo foco, con más formalidad, para que las personas sepan teletrabajar de manera más profesional y confiable, a medida que la pandemia lo vaya permitiendo.

volver arriba

Acerca de

Siguenos